ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Primeros auxilios en quemaduras

Auxiliar de enfermería

Por definición general, sabemos que una quemadura es una lesión en la piel debido al contacto o exposición de un agente peligroso, como son el calor, el frío, la electricidad, las radiaciones del sol o ciertos productos químicos. El cuerpo humano tolera temperaturas de hasta 40º C. Por encima de estos grados se pierde la capacidad natural de la piel de regenerarse.

Los alumnos del curso de Auxiliar de enfermería aprenden a reconocer y tratar las quemaduras.

Tipos de quemaduras
Una quemadura puede ser dolorosa o no, dependiendo de su grado. El grado de una quemadura está determinado por su localización en el cuerpo y por la profundidad a la que llega en la piel.

  • Quemaduras de Primer Grado: solo afectan a la capa más superficial de la piel y se caracterizan por un enrojecimiento y que duele al contacto, comúnmente las encontramos cuando la persona ha tenido una exposición prolongada al sol. Son las más frecuentes, sobre todo en el verano.
  • Quemaduras de Segundo Grado: son un poco más profundas y su característica principal es la aparición de ampollas. Las ampollas son un sistema de defensa ante la quemadura: protege de las infecciones y,con el líquido que contienen hidratan la herida y ayudan a la cicatrización. Estas quemaduras son muy dolorosas.
  • Quemaduras de Tercer Grado: en estas quemaduras podemos ver tejido carbonizado, las terminaciones nerviosas encargadas de transmitir el dolor se destruyen, de ahí que se diga que las quemaduras de tercer grado no duelen.

Toda quemadura puede generar problemas y riesgos importantes para la salud, mucho depende del total de la superficie corporal quemada; esto significa que una quemadura de primer grado que tenga una superficie del 90% del cuerpo es igual o más peligrosa que una quemada de segundo grado con superficie del 20%.

Por ello, es importante considerar tanto el grado de la quemadura como la superficie del cuerpo lesionada y de ahí determinar si la persona requiere o no ayuda especializada en un hospital.

Cómo actuar ante una quemadura
Estos son algunos de los pasos que debemos llevar a cabo a la hora de dar primeros auxilios a una persona que presente quemaduras:

  1. La asistencia inmediata del quemado es sencillamente eliminar la causa de la quemadura: apagar las llamas, retirar el producto químico del contacto con la piel…, todo ello para disminuir la agresión térmica. Para apagar las llamas en un cuerpo se debe hacer que la persona ruede.
  2. Buscar otras posibles lesiones como hemorragias o fracturas. Se tratará siempre primero la lesión más grave.
  3. En quemaduras de primer grado las cremas hidratantes y especialmente el aloe vera resultan muy beneficiosas.
  4. Refrescar la zona quemada: para ello podemos aplicar agua en abundancia (20-30 minutos) sobre la superficie quemada, evitando que sea muy fría, porque podemos provocare hipotermia. Previamente, hay que quitar al quemado ropas, joyas y todo aquello que mantenga el calor.
  5. Envolver la lesión con gasas o paños limpios, humedecidos en agua. El vendaje ha de ser flojo.

Qué no hacer
Hay ciertas acciones que en ningún caso se deben llevar a cabo, ya que resultarían dañinas para el quemado:

  • Aplicar pomadas, cremas, pasta dentífrica… sobre la quemadura. Solo debe aplicarse agua.
  • Enfriar demasiado al paciente. Solamente debe hacerse en zona quemada.
  • Dar agua, alcohol, analgésicos… por vía oral.
  • Romper las ampollas, pues el líquido que contienen protege de posibles infecciones. Al romperlas abrirnos una puerta para la entrada de gérmenes.
  • Despegar la ropa o cualquier otro elemento que esté pegado a la piel. Esto lo debe hacer personal sanitario cualificado.
  • Dejar sola a la víctima. En caso de tener que ir a pedir ayuda, la llevaremos con nosotros, siempre que sus lesiones lo permitan.
  • Apagar las llamas de la persona con agua. Siempre se deben apagar haciendo que ruede o cubriéndolas.

Complicaciones y signos de alarma ante una quemadura
Las quemaduras son muy peligrosas debido a las complicaciones que pueden acarrear. Una leve quemadura de primer grado no supone una gran amenaza, pero una piel que ha sufrido quemaduras recurrentes puede llegar a causar problemas mayores como puede ser el cáncer de piel. Por eso es muy importante prevenirlas con una buena protección solar.

En cuanto a quemaduras de segundo y tercer grado las complicaciones afectan a la mayor parte del organismo, desde dificultad en la respiración hasta daño cardíaco. Por este motivo debemos aprender a reconocerlas con rapidez y actuar con decisión, así no solo prevenimos daños posteriores sino que además podemos salvar una vida.

Cuando nos enfrentamos a un caso de persona con quemaduras debemos prestar especial atención a las siguientes señales de alarma:

  • Si muestra síntomas de shock (inconsciencia, respiración irregular, pulso débil y rápido, boca y labios secos).
  • Si tiene quemaduras en la cabeza o el cuello, o si tiene dificultad al respirar (puede haber afectado a órganos internos importantes).
  • Si tiene quemaduras en las manos, los pies o la ingle (en cuyo caso es más probable que haya lesiones a los músculos o ligamentos).
  • Si la víctima tiene más de 60 años o menos de cinco (los ancianos y niños tienen la piel más vulnerable).

En cualquiera de estos casos se debe evacuar al enfermo a un centro hospitalario con Unidad de Quemados, en posición lateral, para evitar las consecuencias de un posible vómito.

 

Infórmate del curso de Auxiliar de enfermería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *