ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

El importante papel del farmacéutico y el técnico en farmacia y parafarmacia para combatir la obesidad

El importante papel del farmacéutico y el técnico en farmacia y parafarmacia para combatir la obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica que se define como un exceso de grasa en el organismo y no como un exceso de peso. Las personas con problemas de obesidad tienen una alta proporción de grasa en su cuerpo y el objetivo principal del tratamiento es el de disminuir esa grasa corporal.

Los datos de obesidad y sobrepeso en nuestro país son alarmantes. En la población adulta se estima que casi el 50% presentan problemas de sobrepeso u obesidad y las causas principales del incremento de estas patologías son: desequilibrio en la alimentación y sedentarismo. Aunque existen otras causas que también pueden condicionar un incremento en los problemas de sobrepeso como la genética, los estados de ansiedad y estrés, factores medio-ambientales, etc.

Los malos hábitos de alimentación tales como el exceso de ingesta de carnes, lácteos, salsas, fast-food, refrescos, dulces y bollerías, etc. y la falta de ingesta de alimentos como la verdura, fruta, legumbres, cereales integrales y pescado condicionan una alimentación con exceso de calorías y de grasa pero con déficits nutricionales de vitaminas, minerales y fibra. Esto puede provocar la aparición del sobrepeso o la obesidad, el incremento de niveles de colesterol y glucosa en sangre, hipertensión arterial, etc. También la falta de actividad física diaria (caminar, subir escaleras, tareas de la casa, etc.) y la falta de ejercicio físico (caminar rápido, nadar, correr, gimnasia, etc.) que padece nuestra población condiciona este incremento de problemas de exceso de peso y grasa corporal, ya que el organismo quema menos calorías y, por lo tanto, tiende a acumular el exceso de energía en forma de grasa en el organismo.

El tratamiento principal de los pacientes con problemas de obesidad o sobrepeso debe ser la realización de una dieta baja en calorías pero equilibrada en nutrientes (rica en vitamina, minerales y fibra), el incremento de su actividad física diaria (que eviten coger el ascensor y suban las escaleras, que se desplacen más a los sitios caminando y no con el coche, etc.) y la práctica 3-4 días a la semana de unos 30-60 minutos de ejercicio físico (caminar rápido, jugar a tenis, nadar, bailar, hacer aeróbic, etc.).

Desde la oficina de farmacia, tanto el farmacéutico como el auxiliar de farmacia o el técnico en farmacia y parafarmacia, tenemos un papel importante en la educación para la salud de nuestros pacientes y las consultas de problemas de peso son muy frecuentes. Entre todos los profesionales sanitarios debemos concienciar a la población de unos hábitos de vida saludables para evitar la aparición de estas patologías crónicas, relacionadas con otros problemas de salud como los problemas cardiovasculares, artrosis, etc.

Infórmate del curso de Auxiliar de farmacia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *