ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Pilates con hernias discales

Profesor de Pilates

De todos es conocido que las patologías de la columna, por ejemplo una hiperlordosis lumbar, mejoran con la simple práctica del Método Pilates (con una buena ejecución y ejercicios básicos). Ahora bien, en cuanto hablamos de una hernia discal, aunque no podemos nunca generalizar en estas patologías, cuanta más información tengamos del traumatólogo con respecto a esa lesión, más preciso y correcto será nuestro trabajo como profesor de Pilates.

¿Cómo trabajaremos con una persona con hernia discal?

Para comenzar la práctica de forma estable debemos colocar correctamente la pelvis. Después, con realizar ejercicios del método sencillos hay suficiente, solo debemos procurar que estén perfectamente ejecutados. Así mejorará la musculatura paravertebral lumbar y, como consecuencia la distribución de la carga en la zona lumbar afectada. La correcta distribución equilibrará la carga global de la columna y conseguirá un mejor equilibrio, reduciendo las tensiones de la zona dolorida, disminuyendo la presión y bajando la sensación de dolor. Esto permitirá profundizar aún más en el método y ayudar en una mayor medida a la persona que sufre la hernia, guiándola para mantener la asintomatología a través de la corrección postural y controlando la actividad diaria (saber como sentarse, moverse o colocarse).

Personalmente he trabajado junto a un par de personas de edades avanzadas con perfiles de este tipo, con hernias, que gracias al método Pilates no han necesitado intervención quirúrgica; con los ejercicios han conseguido mantener su espalda en equilibrio. Eso sí, implicándose tanto durante la práctica como a lo largo de todo el día gracias a las correcciones posturales.

En una clase de Pilates no solo damos las herramientas para trabajar patologías concretas, sino que ayudamos a entender la movilidad de la columna  y como se comporta el disco invertebrado en estos movimientos. Además, enseñamos el significado de distintas lesiones y sus causas para prevenir futuras o intentar mejorar las existentes a través de la corrección de la postura.

Infórmate del curso de Monitor de Pilates

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *