ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

osteopatia-neuralgia-trigemino

Osteopatía en la neuralgia del trigémino

Se puede definir a la osteopatía como un conjunto de técnicas manuales cuya finalidad es recuperar el equilibrio orgánico para, de ese modo, aliviar numerosas dolencias. Englobada dentro de las disciplinas de las terapias manuales, estas técnicas no invasivas se presentan como una alternativa para tratar problemas de salud, sin emplear fármacos.

¿Cuáles son los fundamentos de los tratamientos osteopáticos?

Los preceptos de esta disciplina se basan en una visión holística del cuerpo humano, el cual se entiende como una unidad y no como un conjunto de órganos y sistemas independientes. Es por eso que las técnicas osteopáticos se dirigen a aliviar las dolencias mediante la búsqueda de la recuperación del equilibrio orgánico general, en lugar de trabajar únicamente la zona donde se encuentra el foco del dolor.

Además, en este tipo de técnicas se aplica el concepto de la homeostasis, que consiste en la capacidad de los organismos vivos para autorregularse y mantener una condición estable a través de la compensación de los intercambios internos y externos (metabolismo). Se trata, por ejemplo, de que un organismo puede regular sus niveles de temperatura o de pH.

En virtud de estas definiciones podemos deducir que un osteópata es un profesional especializado en emplear determinadas técnicas manuales destinadas a preservar todas las funciones orgánicas en perfecta actividad, desde los sistemas cardiovascular, respiratorio, nervioso y linfático hasta el músculo esquelético.

El origen de la osteopatía

Las terapias osteopáticas fueron desarrollados por el médico estadounidense Andrew Taylor Still en el año 1874. Como médico aplicaba las terapias tradicionales de uso en el siglo XIX, aunque consideraba que las medicinas de la época causaban efectos secundarios nocivos.  En virtud de ello creó un sistema de detección de dolencias y terapias a realizar,  basado en dos aspectos fundamentales. En primer lugar, estableció que la mejor manera de aliviar las dolencias físicas y mentales era normalizar las estructuras y las funciones corporales. Asimismo, señaló la importancia de conservar la salud mental, emocional y espiritual mediante la prevención de los malos hábitos.

En octubre de 1892 se abrió la primera escuela de Osteópatas en Kirksville, Misuri, Estados Unidos, con 21 alumnas y alumnos, algunos de ellos familiares de Still. Los docentes eran el propio Still y el médico escocés William Smith, quien impartía las clases de anatomía a cambio de aprender estas innovadoras terapias. Actualmente, esta disciplina ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud, y en Francia, Inglaterra y Estados Unidos se imparte mediante estudios universitarios.

Aplicación de la terapia osteopática en la neuralgia del trigémino

El nervio trigémino es el responsable de transmitir al cerebro las sensaciones captadas por el rostro. Quienes padecen de neuralgia del trigémino pueden sufrir un dolor agudo y repentino ante una leve estimulación del rostro, como puede ser lavarse los dientes o maquillarse. Los tratamientos convencionales pueden implicar inyecciones analgésicas, medicación e incluso cirugía.

Sin embargo, un osteópata trabajará esta dolencia aplicando terapias manuales sobre todas las estructuras involucradas. Además, evaluará la posible presencia de desequilibrios posturológicos que puedan influir sobre la columna, el cráneo y el equilibrio del sistema miofascial. También valorará el estado de la columna dorsal y cervical, la base del cráneo y la articulación temporomandibular. Asimismo, la acción del osteópata se orientará a reajustar el equilibrio muscular y de las fascias cervicales y faciales, para eliminar los problemas que podrían estar provocando la compresión del nervio trigémino.

Muchos pacientes, si bien siguen algún tipo de tratamiento analgésico con fármacos, complementan el mismo con terapias osteopáticas. Otras personas tratan esta y otras afecciones de salud con cuadros de dolor mediante las terapias de un osteópata, para evitar cualquier tipo de ingestión de fármacos o un tratamiento más invasivo, como la cirugía.

La tendencia contemporánea es volver a las terapias naturales y, por eso, la atención de los osteópatas es cada vez más solicitada por los pacientes. Los cursos de osteopatía se incluyen entre los más demandados en la actualidad. En ellos se forman los futuros osteópatas, quienes se convertirán en profesionales prestigiosos y con una espléndida salida laboral. Rellena el formulario de más abajo, para solicitar información sin compromiso. ¿A qué esperas? ¡Da el salto!

Solicita información para convertirte en osteópata, ¿A qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *