ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

La Osteopatía Dinámica de Pubis

En esta ocasión os hablamos en nuestro blog sobre la osteopatía dinámica de pubis, o pubalgia, es una lesión para muchos desconocida pero desafortunadamente no para los deportistas.

¿Qué es la Osteopatía dinámica de pubis?

La Osteopatía dinámica de pubis o pubalgia viene afectando cada vez más a los deportistas, principalmente a los jugadores de fútbol. Es importante conocer su fisiopatología y factores de riesgo para, junto con un equipo multidisciplinario, trabajar en la prevención de la enfermedad y mantener la salud e integridad física de todos los atletas. Cuando esta dolencia ya existe, es importante ofrecer lo mejor dentro del proceso de rehabilitación, para que el atleta pueda recuperarse rápidamente sin sufrir nuevas lesiones y sin correr riesgos de padecer una recidiva.

Causas más comunes de Osteopatía Dinámica de Pubis

La región del pubis es considerada el centro de gravedad del cuerpo y representa la unión de huesos ilíacos en la zona anterior de la pelvis llamada sínfisis púbica. Juntos forman una articulación donde el movimiento es muy limitado debido a una conexión firme entre los huesos derecho e izquierdo del muslo. En esta área ocurre la inserción y consecuente tracción de diversas fuerzas musculares: los rectos abdominales localizados en la parte superior, los oblicuos abdominales en la parte diagonal superior, los aductores localizados en la parte diagonal inferior, el recto femoral, el íleo psoas y el sartorio en la parte superior de la zona inferior. Esta complejidad de la estructura púbica puede dificultar el tratamiento de lesiones y hace que un diagnóstico correcto sea la clave en la recuperación del paciente.

La osteopatía dinámica de pubis es un problema de causa multifactorial. En general, se asocia a una sobrecarga de ejercicios y actividades deportivas que incluyen cambio repentino de dirección, saltos, giros sobre una pierna, movimientos bruscos de torsión del tronco, desequilibrios y acortamiento musculares, reducción de movilidad de las articulaciones coxofemoral y sacroilíaca, microlesiones en el aductor y debilitamiento de la pared abdominal que pueden provocar una tendinitis crónica y causar pequeñas rupturas en la unidad muscular. Los músculos y tendones del recto femoral y el recto abdominal también se ven afectados. Otros factores que pueden causar osteopatía dinámica de pubis en atletas son suelos y calzado inadecuados para el tipo de deporte practicado, siendo más o menos agresivos para la región púbica. Si no se tratan a tiempo, poco a poco los dolores comienzan a surgir después de un esfuerzo mínimo y cada vez de forma más precoz, extendiéndose desde el pubis hacia el abdomen, la cara interna del muslo, los testículos e incluso el perineo. En una etapa más avanzada, aparecen dolores agudos en la articulación del pubis, molestias continuas en los abdominales inferiores y dificultad incluso para caminar, subir escalera, agacharse y correr.

Diagnóstico y grados de Osteopatía Dinámica de Pubis

El primer caso de pubalgia en un futbolista fue descrito en 1983. Desde entonces esta dolencia de carácter inflamatorio va ganando terreno en el mundo deportivo, siendo muy frecuente en tenistas, maratonistas y corredores. También es más habitual en hombres que en mujeres debido a diferencias anatómicas y biomecánicas de esa región del cuerpo. Los síntomas de la osteopatía dinámica de pubis pueden asemejarse a otras patologías como hernia inguinal, enfermedades genitourinarias, osteítis púbicas (síndrome del músculo gráfico y síndrome del músculo piriforme), prostatitis, bursitis en la región de la cadera o artritis de la cadera.

Actualmente se estima que cerca del 10% de las lesiones crónicas relacionadas con el deporte se diagnostican como pubalgia. En la mayoría de estos casos, la radiografía convencional demuestra la disminución de la densidad ósea y la existencia de la esclerosis ósea en la sínfisis púbica, lo que representa una etapa avanzada en la enfermedad. La ecografía también es capaz de detectar daños en la pared posterior del abdomen, que es una de las principales causas de la enfermedad. A su vez, la resonancia magnética identifica en muchos casos la presencia de edema medular ósea del pubis, así como posible tendinopatía de los aductores y de la musculatura abdominal.

La pubalgia tiene siguientes clasificaciones:

Grado I – síntomas unilaterales en los miembros inferiores.
Grado II – síntomas bilaterales en los aductores.
Grado III – síntomas bilaterales en los aductores y también en el recto abdominal, cuando el individuo se vuelve incapaz de practicar deportes.
Grado IV – las actividades diarias de rutina, como defecar, estornudar o caminar, causan un dolor agudo e incapacitante.

Cuanto más tarde se inicia el tratamiento de pubalgia, mayor será el tiempo de recuperación. Cuando la dolencia es diagnosticada y tratada rápidamente, el deportista tiene la posibilidad de no abandonar sus actividades físicas y tan solo modificará su entrenamiento hasta la recuperación total.

¿Estás interesado en todo este tipo de dolencias? ¡Tal vez querrías formarte como Osteópata!. Si quieres recibir información sobre nuestro curso de Osteopatía, ponte en contacto con nosotros y te informaremos de todo sin compromiso. ¡Anímate!

¡Solicita información sobre nuestros cursos de Osteopatía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *