ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

La osteopatía en los tratamientos de espalda

Los dolores de espalda son, por desgracia, una patología más que habitual en los tiempos que corren. El estrés, las largas jornadas de trabajo sentados delante de un ordenador y el ritmo de vida trepidante en el que nos hallamos sumidos, hacen que cada vez haya más personas que sufren este mal. Seguro que te resulta familiar.

Existen diferentes métodos para tratar el dolor de espalda. Hoy te mostramos los beneficios de la osteopatía, como complemento a la medicina tradicional, en el propósito de solventar las dolencias de esta parte tan importante de nuestro cuerpo.

Por qué sufrimos dolores de espalda

Como ves, el dolor de espalda es uno de los padecimientos más habituales que sufrimos en los países desarrollados. Su origen puede ser variado: problemas de desviación de la columna, hernias de disco o ciertas alteraciones en otras partes del cuerpo que, en teoría, no están relacionadas con la espalda pero tienen su reflejo allí. Te sorprendería saber la cantidad de dolores que tienen su origen en lugares diferentes de donde los sentimos y sobre todo cómo la osteopatía puede ayudarte.

El malestar en la espalda puede estar causado por alteraciones en el aparato digestivo, el sistema respiratorio o la pelvis; si alguna de estas estructuras sufre algún tipo de desviación, es muy frecuente que el dolor pueda manifestarse en la zona de la espalda o en zonas aledañas.

La osteopatía es un tipo de medicina manual que se encarga de buscar el origen de este dolor y que lo trata para que no vuelvas a padecerlo. Es muy efectiva con los tratamientos de espalda.

En qué consiste la osteopatía

​Si el dolor de espalda te acompaña con asiduidad, la osteopatía es una terapia adecuada para ti, ya que mediante masajes en la zona afecta identifica el origen del punto de dolor y lo trata. Por lo tanto, esta disciplina aporta numerosos beneficios en la salud. Está muy relacionada con la fisioterapia, aunque amplía el rango de esta al intervenir sobre otras partes del cuerpo.

El osteópata comienza la sesión formulándote preguntas acerca de tu estilo de vida y otros problemas de salud que hayas podido tener con anterioridad y hayan podido afectar a tu espalda. Así mismo, valora la posible influencia de los problemas psicosomáticos.

Después de descartar las contraindicaciones, el especialista en osteopatía comienza el tratamiento diseñado para tu espalda. Puede que el masaje que te dé no se centre exactamente en la zona que te duele, sino en otra que el experto considere que es su origen real, como por ejemplo un masaje en la zona intestinal o en el hígado, cuando en realidad lo que te duele son las cervicales.

Esta práctica requiere de tu constancia y que no descuides las sesiones de mantenimiento de osteopatía. Cuando el paciente colabora, esta disciplina logra mitigar dolores crónicos que otros tratamientos no han logrado aliviar.

Al finalizar las sesiones, es imprescindible que sigas las recomendaciones sobre alimentación y estilo de vida que te paute tu osteópata. Sí, la alimentación también puede influir en los dolores de espalda, puesto que involucra al sistema gastrointestinal.

Ahora ya conoces los beneficios en la salud de la osteopatía. Cuida tu alimentación, realiza ejercicio físico con regularidad y visita al osteópata para mantener alejado el dolor de espalda.

Si te encantan las terapias alternativas y tu vocación es dedicarte a la salud y el bienestar de las personas, mediante nuestros cursos de osteopatía aprenderás técnicas y los conocimientos necesarios para afrontar con garantías un prometedor futuro profesional. Solicítanos información sin compromiso

Recibe información sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *