ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

maniobras-finkelstein-eichhoff

En qué consisten las maniobras Finkelstein y Eichhoff

Las maniobras Finkelstein y Eichhoff son dos recursos habituales de tratamiento para problemas en los pulgares que nos puede aplicar un quiromasajista cuando acudimos a su consulta con dolor en esta zona de la mano. Conocer sus características nos permite diferenciarlas y valorar cuál es la más adecuada en cada caso.

Finkelstein o Eichhoff: qué maniobra es más adecuada

En realidad, no podemos decidir qué maniobra es más adecuada para tratar un problema de dolor en el pulgar. Se trata de dos abordajes diferentes, que un quiromasajista nos aplicará teniendo en cuenta las características concretas de nuestra patología.

La maniobra Finkelstein desvía la muñeca por el cúbito, flexionando por completo el pulgar. De esta manera, se consigue provocar dolor selectivamente. Si esto sucede, es señal que el movimiento que se realiza es positivo.

Por otro lado, la maniobra Eichhoff es muy similar en lo referente a la inclinación de la muñeca por el cúbito, pero incluye mantener la mano en un puño y usar el resto de dedos para cubrir el pulgar.

La principal diferencia entre ambas maniobras, que puede hacernos decidir cuál es la más adecuada, radica en que la Finkelstein provoca un dolor agudo en la estiloides. En cambio, la Eichhoff hace que se sienta en la estiloides radial y que desaparezca de manera casi instantánea cuando se extiende el pulgar.

En realidad, ambas maniobras son extremadamente parecidas e igualmente aptas para la detección correcta de una tenosinovitis de Quervain. Su aplicación dependerá esencialmente del criterio del experto en quiromasaje al que acudamos. Hay que tener en cuenta que es indispensable que estas maniobras sean aplicadas por un profesional, ya que el desconocimiento podría llevar a falsos positivos

La tenosinovitis de Quervain

Una de las patologías más habituales para cuya detección se aplican estas maniobras es la tenosivitis de Quervain. Conocer en qué consiste y cuáles son sus consecuencias nos permitirá hacernos una idea del problema.

Los síntomas más habituales de esta patología es el dolor al mover la muñeca y en la base del pulgar. Esta lesión se encuentra en el primer metacarpiano y el trapecio de la muñeca. Por su ubicación y características, podemos confundirla con una inflamación de los tendones o con una artrosis del pulgar, entre otras enfermedades.

En cualquier caso, la aplicación de las maniobras de Finkelstein y Eichhoff permitirá a un experto poder detectar exactamente qué patología sufrimos.

Aspectos a tener en cuenta

La realización de un masaje por un profesional experto , con una correcta posición de los dedos pulgares, nos ayudará a evitar posibles inflamaciones y tensiones innecesarias, que acaben poniendo en peligro la continuidad normal de la vida laboral. También es importante realizar ejercicios de los pulgares antes del inicio de los ejercicios para mejorar la elasticidad y la temperatura de las fibras. De esta manera, se mantendrán más fuertes ante los ejercicios a realizar.

¡Si quieres convertirte en Quiromasajista házlo de la mano de ISED!

Solicita información para convertirte en Quiromasajista ¿A qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *