ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Cómo trabajar de acupuntor

La acupuntura es un arte de curación de origen asiático que ha demostrado su eficacia a la hora de paliar síntomas de todo tipo de dolencias. Sus funciones y las salidas profesionales que ofrece su estudio forman la estructura del presente artículo.

Trabajar en un estudio de acupuntura

Trabajar para curar a través de las agujas ha de realizarse siempre en un centro especializado. Estos estudios o centros de acupuntura, están formados por profesionales que se han formado en cursos que han de estar impartidos por profesorado con amplia experiencia y, sobre todo, que conozcan la materia en profundidad.

La acupuntura mejora los síntomas de enfermedades de diversas partes del cuerpo, es un buen complemento de la medicina tradicional y previene enfermedades de diversa índole. Teniendo en cuenta lo antedicho, la experiencia de los profesionales que trabajen en un centro de esta disciplina y sobre todo en qué centro hayan recibido la formación en acupuntura, son claves para conseguir una reputación de calidad y que ello derive en que tu centro o estudio de acupuntura reciba pacientes de manera continua.

Has de saber que el organismo se divide en una serie de puntos que hay que estimular para equilibrar mejor las energías, activar la circulación, mejorar el tono muscular y desbloquear los meridianos energéticos. Los profesionales que impartan esta disciplina deben ser expertos en la materia para evitar provocar daños inesperados en los que reciban tus tratamientos.

Funciones del acupuntor

​La primera, y primordial, es saber escuchar al paciente para poder diagnosticar qué sucede exactamente en su organismo. En un elevado número de ocasiones, su función es la de prevenir la aparición de otras dolencias de mayor gravedad. Si el tratamiento va a ser complementario de uno que se reciba proveniente de la medicina tradicional, es básico que se lean todos los informes médicos antes de comenzar a tratar a esa persona.

La segunda función es la de aliviar los síntomas de la enfermedad que provoca malestar o dolor en el paciente. Cada sesión ha de ser reparadora para esa persona y ha de conseguir, de forma progresiva, superar las dolencias que tiene con el apoyo del acupuntor.

La tercera, y fundamental, es la de no tratar de manera aislada cada dolencia. La interconexión entre las distintas partes sobre las que trabaja la acupuntura- corazón, hígado, riñones, pulmones y bazo- es básica para poder adelantarse a la enfermedad y comenzar a sanar el organismo de forma completa.

Salidas profesionales

El auge de la acupuntura es la consecuencia directa de su demostrada eficacia. Estudiar esta disciplina tiene, fundamentalmente, dos salidas laborales. La primera pasa por abrir tu propia consulta, recibir a tus pacientes e ir consiguiendo ser conocido por tu eficacia.

La segunda pasa por trabajar en clínicas por cuenta ajena, balnearios, spas, centros de estética y gimnasios. En ambos casos, has de tener siempre en mente que esta forma de curar es tan natural como importante para cada persona que se somete a la misma.

Si quieres prepararte para ser un acupuntor que conozca muy bien su trabajo y que ayude a los demás a tener una mayor calidad de vida, no dudes en solicitarnos información en el siguiente formulario

Solicita información de nuestros cursos de acupuntura

Un pensamiento en “Cómo trabajar de acupuntor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *