ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Quiero ser monitor de Yoga

¿Quieres ser monitor de yoga? Si tu respuesta es afirmativa, deberías conocer antes el tipo de formación en yoga que necesitas, cuáles son las funciones de ser monitor y qué salidas profesionales tiene esta apasionante profesión. Te resolvemos todas tus dudas a continuación.

¿En qué consiste el yoga?

El yoga es una doctrina filosófica de origen hindú que consigue, a través de varias técnicas de relajación, equilibrar el funcionamiento del organismo y de la mente. Las posturas que se realizan están encaminadas a la consecución del antedicho objetivo y a conseguir un mayor control sobre el organismo.

¿Qué formación necesita un profesional del yoga?

Para ser monitor de yoga necesitas estudiar un curso que te acredite como tal. Es muy recomendable que la formación que recibas, esté adaptada a una cualificación profesional. Es algo que marca las diferencias a la hora de destacar en las oportunidades laborales. En el temario no debe faltar el conocimiento de la disciplina Hatha Yoga, una clara explicación de cada ejercicio de yoga y su utilidad, y nociones sobre la vida del yoguista en términos generales.

Es muy importante recordar que el yoga no es una práctica deportiva y que cada posición incide directamente en la salud del que la realiza. He ahí la enorme importancia de conocer, con todo lujo de detalles, los efectos que una clase de yoga puede tener en cada participante.

Se aconseja escoger un centro con experiencia y con profesores especializados en esta temática. Solo así podrás tener la certeza de que tu formación es la más adecuada y comenzar a dar clases con mayor seguridad.

Funciones del monitor de yoga

El monitor de yoga se encarga de enseñar tanto la susodicha doctrina como de enseñar los movimientos y posturas fundamentales. Es fundamental que sea una persona con una gran capacidad de adaptación, ya que cada persona tiene una serie de limitaciones físicas que podrían impedirle practicar ciertas posturas. Es decir, el buen monitor debe proponer, de forma personalizada, las mejores posiciones para cada asistente a su clase.

Solo así podrá conseguir que cada sesión sea de enorme utilidad para los que a ella asistan. Impartir esta disciplina no supone, por lo tanto, convertir cada clase en una de pilates o de alguna disciplina similar, sino conseguir un ambiente tranquilo que tenga como consecuencia una relajación total de cuerpo y mente.

El monitor de yoga y sus salidas profesionales

Ser monitor de yoga, como venimos comentando, está íntimamente relacionado con la mente y con el cuerpo. Esta doctrina cada vez tiene más adeptos y en muchos gimnasios y centros se ofrece esta posibilidad.

En no pocas ocasiones también se solicitan a estos monitores en centros de rehabilitación, spas, balnearios, hoteles y establecimientos abiertos al público. Este abanico de posibilidades permite enfocar tu formación hacia la meta que quieras alcanzar y convertirla en una forma distinta de vivir y de trabajar.

Siempre que tengas presente que el yoga es mucho más que una mera sucesión de posturas o ejercicios, te será más sencillo triunfar y transmitir el verdadero sentido de esta disciplina ancestral que consigue cambiar tu forma de vida y la de todos aquellos que se conviertan en tus alumnos o pacientes.

Si te encanta el yoga y tu vocación es dedicarte a la salud y el bienestar de las personas, mediante nuestros cursos aprenderás técnicas y los conocimientos necesarios para afrontar con garantías un prometedor futuro profesional, solicítanos información sin compromiso.

Solicita información sin compromiso sobre formación en Yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *