ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Cuidados auxiliares de enfermería: Causas y soluciones para el estreñimiento

Cuidados auxiliares de enfermería

El estreñimiento es una de las patologías con las que se encuentra el profesional sanitario más frecuentemente. Por este motivo es uno de los temas que se abordan en el curso de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería.

El estreñimiento se define como la falta de movimiento intestinal, que suele asociarse con menos de tres evacuaciones por semana, y con heces duras y secas.

En muchas personas es normal que no vayan al baño diariamente, sino que tengan un ritmo deposicional más lento, pero en este caso no se considera que la persona padezca estreñimiento, sobre todo si cuando va al baño las heces son normales.

Existen dos tipos de estreñimiento:

  • Estreñimiento agudo: Se produce de manera ocasional cuando ocurren cambios en el estilo de vida de la persona (viajes, dietas de adelgazamiento, sedentarismo, medicaciones, estrés y nervios…).
  • Estreñimiento crónico: Se produce durante un mínimo de 3 meses, y puede alargarse durante años. Está relacionado con las causas anteriormente descritas (sedentarismo, medicaciones, estrés…) pero también puede ser debido a patologías del sistema digestivo o a otras causas. En este caso es recomendable derivar el paciente al médico.

En los pacientes con estreñimiento se suelen asociar otros síntomas, como los gases, las molestias abdominales, dolor de espalda y de cabeza, nervios, irritabilidad, etc.

Las soluciones más efectivas para combatir el estreñimiento son:

  • Hacer ejercicio físico a diario: por ejemplo caminar unos 30 minutos cada día.
  • Regularizar la hora de ir al baño: buscar un horario en el que se esté tranquilo en casa y sentarse en el váter durante 5 minutos cada día.
  • Evitar las comidas rápidas.
  • Darse automasajes en el abdomen, en el sentido de las agujas del reloj.

Alimentación:

  • Tomar alimentos que aporten una cantidad importante de fibra, como los cereales integrales, pan integral, arroz integral, pasta integral, etc…
  • Tomar 2 veces al día verduras y hortalizas (unas pueden ser crudas y las otras hervidas).
  • Tomar legumbres 2 veces por semana.
  • Fruta: 2 piezas al día, mejor con piel. También se pueden tomar ciruelas, higos y kiwi.
  • Tomar 2 yogures desnatados tipo Bífidus cada día.
  • Beber un mínimo de 1,5 litros de agua al día.

En la oficina de farmacia es frecuente que los pacientes nos consulten por esta patología y es importante saber dar los consejos adecuados para mejorar su salud intestinal ya que esto repercute en sus niveles globales de salud.

Infórmate del Curso de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *