ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

‘Tipos de agresividad en un perro’ por Vera Vicinanza

La agresividad representa uno de los problemas más preocupantes en la convivencia social entre hombre y perro. Demasiado a menudo leemos en los titulares de los periódicos de episodios de ataques de perros hacia personas o niños y la mayoría de las veces se definen como “inexplicables” aunque siempre puede encontrarse una causa. La mordedura representa sólo la punta del iceberg: a menudo los perros muestran señales que los dueños ni siquiera reconocen o justifican o no quieren aceptar.

La agresividad se considera un trastorno del comportamiento multifactorial, es decir que muchos factores entran en juego a la hora de que se pueda manifestar. En línea general podemos considerar factores genéticos, hormonales u orgánicos, que dependen del perro, y factores ambientales y de aprendizaje que se consideran como externos al perro.

El aprendizaje representa, sin dudas, la clave para la prevención y también para la resolución de un problema de conducta, y, por supuesto, para la agresividad. Enseñar al perro las reglas básicas de convivencia y educación, hará que el animal pueda vivir en armonía con su ambiente, pueda crecer equilibrado y con una sana relación con su entorno.

Podemos distinguir diferentes tipos de agresividad:

Agresividad por dominancia
También se conoce como agresividad competitiva. Se desarrolla en el ámbito familiar y puede ser dirigida hacia personas en concreto, todos los componentes de la familia y hacia otros animales.

El comportamiento agresivo se manifiesta en contextos particulares:

  • Al acercarse al perro mientras come o tiene en la boca un objeto;
  • Al establecer contacto visual directo con el perro;
  • Al inclinarse sobre el perro o empujarlo;
  • Al castigarlo;
  • Al molestarlo en su lugar de descanso e intentar desplazarlo
  • Al intentar colocarle la correa o el bozal;
  • Al intentar inmovilizarlo;
  • Al tocarlo, cepillarlo, bañarlo…

El perro dominante, además de mostrar agresividad, puede presentar posturas y conductas típicas, como por ejemplo:

  • Apoyar las patas delanteras sobre la persona,
  • Establecer contacto visual directo,
  • Bloquear con su cuerpo el desplazamiento de la persona,
  • Gruñir en situaciones de desafío con el propietario;
  • No manifestar posturas de sumisión.

Las causas de este tipo de conducta se deben buscar en la tendencia innata de algunos ejemplares a mostrar este tipo de conducta y se ponen en relación también con las hormonas sexuales masculinas. A estas causas se puede añadir la falta de autoridad del propietario y la falta de una correcta educación básica.

Agresividad por miedo
Se manifiesta en perros que reaccionan de forma agresiva al intentar establecer un contacto físico con ellos, acariciarlos o tocarlos. Lo que diferencia este tipo de agresividad de la anterior es la postura del perro: es una postura de sumisión, con el cuerpo encogido, la cola entre las patas traseras, temblores,


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *