ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

perro-obstruccion-intestinal

Qué hacer si tu perro tiene una obstrucción intestinal

Llegas un día a casa y, de pronto, te das cuenta de que a tu perro le pasa algo. Se encuentra tirado en su cama, muestra signos de dolor y no te ha recibido con el entusiasmo habitual. En ese momento, sobre todo en caso de que eches algo en falta dentro de tu casa, ya sea cualquiera objeto o algo de comida en concreto, debes ponerte alerta. Y es que es posible que el animal esté sufriendo una obstrucción intestinal. Aquí queremos contarte lo que debes hacer en ese momento.

El diagnóstico

Evidentemente, aunque tengas la sospecha de que tu perro puede haber sufrido una obstrucción intestinal, no eres tú la persona que puede realizar un diagnóstico preciso. En este sentido, lo primero que deberás hacer es llevarlo a un veterinario. Y, si presenta vómitos o tiene sangre en la boca, con especial urgencia.

Una vez allí, el auxiliar quirúrgico veterinario le hará una primera exploración con el propósito de detectar cuál es el problema exactamente. Además, llevará a cabo una radiografía para comprobar cuál es el tamaño del objeto y si existen posibilidades de conseguir que lo expulse de forma natural o no. Estamos hablando, claro está, en el supuesto de que no hayas presenciado el hecho que ha ocasionado la obstrucción.

El tratamiento

Todo dependerá, fundamentalmente, de las características del objeto. Si tras la radiografía se aprecia que es de pequeñas dimensiones, el veterinario puede tratar de forzar su salida mediante la aplicación de laxantes y otros fármacos que dilaten el intestino y que aceleren su funcionamiento.

En cambio, si el objeto es demasiado grande o, incluso, está afilado, entonces lo primero será inmovilizar al animal mediante sedación. El auxiliar quirúrgico veterinario, acompañado de un cirujano especializado, procederán a llevar a cabo una intervención con el propósito de extraer el cuerpo extraño.

En muchas ocasiones, esto se puede hacer utilizando un endoscopio flexible. Sin embargo, en otras, es necesario efectuar una cirugía al uso. En el primer caso, el animal, tras despertar de la anestesia y pasar algunas horas en observación, podrá volver a su casa con su dueño. En el otro, habrá que esperar para ver cuál es su evolución durante algunos días.

Por su parte, también habrá que prestar mucha atención a la hidratación en esos momentos. Es posible que el animal haya estado sin beber nada durante horas y, además, experimentando vómitos, por lo que lo normal es que necesite de la aplicación de sueros que le ayuden a reponer sus niveles de electrolitos y líquidos en general.

Un problema bastante común en perros

La obstrucción del intestino es un problema que suele darse en perros y en gatos. Sin embargo, en los canes es un problema mucho más frecuente ya que discriminan menos a la hora de comer. De hecho, literalmente, son capaces de comerse cualquier cosa sin ningún pudor. Incluso, en muchas ocasiones, objetos de gran tamaño o que no son comestibles y que pueden ocasionar un auténtico desastre para su salud.

En definitiva, en caso de tener cualquier sospecha de que hay una obstrucción, debes ponerte en manos de tu veterinario de confianza lo antes posible.

Si quieres convertirte en la mano derecha del cirujano veterinario, solicita información sin compromiso sobre nuestro curso de auxiliar quirúrgico veterinario. ¿A qué esperas? ¡Pon rumbo a tus sueños ahora mismo!

Solicita información ahora y conviértete en Auxiliar Quirúrgico Veterinario ¡No lo pienses más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *