ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

obesidad-gatos

La obesidad en los gatos

La obesidad en los gatos es uno de los principales problemas que puede afectar a su salud. Sobre todo, es habitual en gatos castrados, aunque este no es el único motivo por el  que estos animales pueden ganar  un peso excesivo. Consultar con un auxiliar de clínica veterinaria nos ayudará a saber qué podemos hacer para que nuestra mascota no engorden excesivamente  y tengan el riesgo de poner en peligro su salud con diversas enfermedades.

Enfermedades asociadas al exceso de peso en gatos

La obesidad en los felinos representa importantes problemas de movilidad y agilidad, que hacen que estos animales adopten un estilo de vida más sedentario. Por lo tanto, su peso todavía aumenta más. De todos modos, este no es el único problema de salud que puede tener un gato con sobrepeso. Debemos ser conscientes de que este trastorno aumenta el riesgo de aparición de enfermedades en las vías urinarias, la cavidad oral y el hígado. Además, también es habitual detectar casos de diabetes, dermatosis y neoplasias.

Factores que favorecen la obesidad

Al esterilizar a nuestro gato, el veterinario nos dirá que tiene muchas posibilidades de engordar, esencialmente porque los cambios hormonales que provoca el proceso tienden a desembocar en un mayor apetito de los animales. Además, hay que tener en cuenta que los gatos machos y mestizos tienden a mostrar estadísticamente más tendencia a subir de peso.

Igualmente, es necesario valorar el nivel de actividad del animal, que será muy inferior a lo teóricamente deseado en el caso de que viva en el interior de una casa. Para compensar esto, es importante que les incitemos a jugar un rato cada día.

Finalmente, es esencial que seamos muy cuidadosos a la hora de escoger la comida para gatos que vamos a dar a nuestra mascota. Elegir un producto adecuado a su edad y situación física es una recomendación primordial además de, por supuesto, controlar la ración de alimento que se le proporciona.

La prevención, fundamental

La mejor manera de prevenir que nuestro gato se convierta en obeso es instalar una rutina de alimentación y actividad física que sepamos le va a resultar positiva. Esto significa seguir a conciencia las indicaciones de los fabricantes del alimento que se le proporciona en cuanto a la ración recomendada. También es indispensable que evitemos proporcionarle a nuestra mascota premios extras en forma de comida. Por supuesto, estas medidas deben ir acompañadas siempre de sesiones de juego que favorezcan su actividad física. De poco nos servirá  elegir la comida para gatos adecuada si nuestro mejor amigo se pasa el día en el sofá.

Consultar con nuestro auxiliar de clínica veterinaria de confianza, que conocerá perfectamente al animal, nos servirá para disponer de consejos prácticos adaptados a las características de nuestra mascota para ayudarle a controlar su  peso. De esta manera, contribuiremos a su salud  y bienestar general. La obesidad en los gatos solamente puede traer problemas a nuestro felino, por muy feliz que le veamos comiendo.

Si deseas prevenir la obesidad en los gatos entre muchas otras cosas conviértete en Auxiliar de Clínica Veterinaria. ¿A qué esperas?

Solicita información para convertirte en Auxiliar de Clínica Veterinaria, ¿A qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *