ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Cómo evitar una reyerta entre perros

curso de educador canino

Este es el primero de tres artículos sobre reyertas entre perros. Vamos a conocer por qué tienen reyertas los perros, cómo evitarlas, tipos de reyertas y cómo separar a dos perros.

Primero veamos a qué se debe. La agresión tiene una justificación en la naturaleza donde existe una competencia entre especies. Forma parte de la supervivencia para proveerse de alimento, territorio y pareja.

La agresión incluye amenazas, agresiones y defensa, así como una serie de expresiones corporales, características de su estado emocional. Puede dirigirse hacia coespecíficos y otras especies incluido el hombre.

La agresión en los perros es la acción dirigida contra otro organismo que persigue la lesión o destrucción de un objeto perfectamente señalado como un objeto, propiedad o animal con el fin de dañarlo o limitarlo.

Está influenciada por:

  • La Genética (dominancia). Propia de cada especie y de cada individuo.
  • Factores hormonales. Estado fisiológico de cada animal, considerando la producción de diferentes hormonas y la presencia de determinadas patologías.
  • Estímulos ambientales. Sonidos u objetos en movimiento.
  • Aprendizaje (la experiencia).
  • El nivel de excitación, ansiedad o estrés en el animal.

Por qué tienen reyertas los perros

Existen varios motivos de peleas entre perros y cada tipo posee características propias. Conocer las diferencias entre ellas nos proporciona seguridad para controlar con más efectividad el conflicto.

Algunos consejos de cómo evitar el comportamiento agresivo en nuestros perros:

  1. Seleccionar animales entre los que no procedan de padres con estos problemas.
  2. Elegir la raza, sexo y tamaño convenientes para el tipo de dueño y ambiente donde vivirá.
  3. Demostrar quién es el dominante en la época de desarrollo.
  4. Entrenamiento adecuado. Oponerse inmediatamente a un comportamiento agresivo, impidiendo cualquier amenaza.
  5. Evitar el juego duro. Los juegos incrementan la excitabilidad e incitan la competitividad, rivalidad, la agresión y la dominancia, así como la tendencia a morder.
  6. Es conveniente dedicar cada día 10 minutos a ejercicios de obediencia y entrenamiento con correa.
  7. Comenzar cualquier entrenamiento después de las 8 semanas de edad.
  8. Evitar los entrenamientos sin fundamento ya que pueden conducir a un pobre aprendizaje, frustración y problemas de conducta.

Con el curso de Educador Canino de ISED sabrás gestionar todas estas situaciones y recomendar actuaciones a propietarios de perros que presenten este tipo de conductas.

Infómate sobre nuestro curso de Educador Canino. ¡Fórmate ahora!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *