ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Modelo-imagen-blog-ISEDOsteopatia

Osteopatía, la técnica que restablece los canales de energía del cuerpo

La Osteopatía es una terapia holística que cuenta con cada vez más adeptos, gracias a sus efectos beneficiosos en la salud. Conocer en qué consiste realmente nos ayudará a entender los reales beneficios de la Osteopatía.

¿Qué es la Osteopatía?

La Osteopatía se basa en la teoría de que nuestra estructura corporal tiene un importante papel en el funcionamiento del organismo y el estado de salud general. Si el sistema músculo-esquelético está mal alineado, el cuerpo no funciona adecuadamente, está desequilibrado y, en múltiples ocasiones, presenta episodios de dolor.

La actuación del Osteópata se podría definir como una corrección estructural a través del masaje y la manipulación que mejoran la movilidad general. La Osteopatía restablece los canales naturales de energía corporal, que a veces se bloquean debido a malas posturas, malos hábitos de vida o antiguas lesiones.

Los orígenes de la Osteopatía

El creador de esta terapia fue Andrew Taylor Still, un médico americano que vivió a caballo del final del siglo XIX y principios del siglo XX. Su experiencia a la hora de curar un niño con disentería solamente empleando sus manos marcó el nacimiento de este nuevo enfoque médico.
La hipótesis de Still era que la fascia era el tejido más importante del cuerpo, y el que provoca numerosas enfermedades si no tiene una correcta circulación de los fluidos, como la sangre y la linfa.

La Osteopatía y sus principios básicos

La Osteopatía se trata de un método de diagnóstico y tratamiento manual, que trabaja esencialmente los problemas de movilidad articular y las patologías de los tejidos. La Osteopatía se basa en 4 principios básicos, que permiten tratar el cuerpo de forma integral.

• La estructura corporal es la que marca el desarrollo de las enfermedades.
• El cuerpo puede reencontrar su equilibrio.
• El cuerpo tiene elementos para favorecer su curación, siempre que puedan funcionar libremente.
• La arteria, al transmitir la sangre, es la base del funcionamiento de la autorregulación del cuerpo.

Teniendo en cuenta estos principios, esta técnica busca las disfunciones del cuerpo, trata de buscar el equilibrio entre la función y la estructura y permitir que el cuerpo se autorregule.
En la actualidad, esta disciplina se aplica cada vez más conjuntamente con otras especialidades médicas para buscar una recuperación conjunta del paciente.

Beneficios de la Osteopatía

La lista de beneficios Osteopatía se centra, sobre todo, en el control y tratamiento del dolor. Entre ellos, especialmente los vertebrales. También es habitual el tratamiento de los dolores de cabeza y rostro, de los miembros superiores y algunas molestias torácicas, abdominales y pélvicas.
Igualmente, es habitual usar la Osteopatía para trabajar dolores de los miembros inferiores, como la cadera o la rodilla.
Otro de los campos de acción que cuenta con más beneficios de la Osteopatía es el sistema visceral, especialmente a nivel ginecológico y gastro-intestinal.
Finalmente, es importante destacar el papel de la Osteopatía en el tratamiento de la migraña, consiguiendo una mejora importante de la calidad de vida del paciente que tiene este problema, y su recuperación en el caso de que este problema se deba a un desequilibrio de los músculos cráneo-cervicales
En definitiva, merece la pena destacar que la Osteopatía debe considerarse una terapia general del organismo, que es capaz de tratar de manera holística el cuerpo y todos sus problemas de salud. Así, posibilita la recuperación de su equilibrio y una mejor recuperación de los síntomas del paciente. Esto repercute de manera directa en una mejora de su calidad de vida. Y todo ello, sin que las personas que se someten a esta terapia tengan que tomar medicamentos que puedan tener efectos secundarios.

Tipos de Osteopatía

Dependiendo la parte del cuerpo en la que se centra la terapia Osteopática, existen diferentes disciplinas:

  • Osteopatía articular: dedicada restablecer el aparato músculo-esquelético y la postura, centrándose en la columna vertebral.
  • Osteopatía craneal: centrada en restablecer la energía en la zona craneal y su influencia en el Sistema nervioso central.
  • Osteopatía visceral: enfocada a la curación de órganos y vísceras, mejorando su función para conseguir un mejor riego sanguíneo.

Cuando el dolor no es el origen del problema

El dolor no siempre es indicativo del origen del problema. A veces, problemas estructurales en la cadera se manifiestan como dolor en las rodillas o las cervicales, hecho que confunde a quien lo padece y acude a un especialista por una causa que no es. La Osteopatía no es una terapia sintomática, así que no solo trabaja los síntomas, sino que busca el origen del desequilibrio para reducir y conseguir mejorar el estado de salud y la circulación de energía corporal. El Osteópata sabrá identificar estos defectos y mejorarlos, aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar.

Además, la Osteopatía no solo trata el sistema óseo dado que es una terapia holística, es decir, entiende el cuerpo como una entidad global, en la que todos los sistemas están relacionados (muscular, visceral, fascial…), en la que todas sus partes interactúan con el resto. Así, lo trasladamos a nuestros alumnos del curso de osteopatía.

El Osteópata permitirá que la persona recupere el control de sus movimientos a través de las distintas sesiones terapéuticas y recomendará cambios de postura para mejorar su higiene corporal y prevenir futuros episodios de desequilibrio estructural con o sin dolor. La principal diferencia con otras terapias manuales es su carácter preventivo, antes de que existan bloqueos articulares.

Infórmate sobre nuestro curso de osteopatía ¡Fórmate ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *