ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Los beneficios de la iridología

Los beneficios de la iridología se conocen desde tiempos muy remotos. En Egipto, China y la antigua India, los médicos ya exploraban el iris de sus pacientes para realizar sus diagnósticos de salud con una notable precisión (para la época). En Europa comenzó a utilizarse en 1800, cuando Ignatz Von Peczely descubrió por casualidad esta técnica al curar a un búho que se había lesionado en su jardín. La iridología cuenta con destacadas ventajas, entre ellas que se trata de un método diagnóstico sencillo, rápido y nada invasivo, puesto que no se realiza ningún tipo de manipulación o alteración en el paciente. Es suficiente con mirarlo a los ojos… y dominar esta técnica para establecer las primeras conclusiones.

¿Qué es la iridología?

Se llama iridología al proceso diagnóstico que se basa en interpretar la información existente en los iris del paciente, los cuales reflejan las alteraciones fisiológicas, las tendencias genéticas, los traumas y los problemas de salud. La parte coloreada de los ojos humanos y animales es una membrana vascular que les confiere su tonalidad característica y que, según se ha constatado, incluye signos —llamados iridianos— que manifiestan huellas genéticas y señales de problemas concretos. Un buen especialista es capaz de identificarlas, reconocerlas e interpretarlas.

Lo mejor es que muchos de estos signos se reflejan antes de que la enfermedad o la alteración se manifieste, de manera que entre los beneficios de la iridología se incluye esa capacidad preventiva que permite anticiparse, en el diagnóstico, a la aparición del problema. El análisis tiene en cuenta que cada iris está dividido en 12 sectores radiales —algo muy similar a lo que ocurre con la esfera de un reloj— y en 6 anillos concéntricos. Los especialistas asignan una ubicación concreta a cada órgano del cuerpo, de manera que son capaces de interpretar qué significan las manchas toxínicas (densidad del iris), las manchas residuales (signos orgánicos) y las coloraciones anormales.

Principales ventajas de la iridiología

Evidentemente, solo los profesionales con experiencia —y no todos— ofrecen lecturas fiables y diagnósticos acertados a través de este procedimiento. Cuando acudimos a especialistas contrastados, los beneficios de la iridología y sus diagnósticos son evidentes:

1. Técnica externa, sin el menor nivel de agresividad, ya que no existe ningún tipo de manipulación ni invasión física de la persona estudiada.

2. Rapidez e inmediatez. La información se obtiene, y puede interpretarse, en muy poco tiempo. Son suficientes algunos minutos para poder llevar a cabo la valoración global del sujeto.

3. Capacidad preventiva. Dado que puede detectar problemas de futuro, no solo los actuales, permite desarrollar terapias y tratamientos personalizados para la prevención anticipada.

4. Es un buen punto de partida para identificar, también, las causas y los orígenes de las alteraciones, lo que favorece una elección de los tratamientos más efectiva que mediante otros diagnósticos.

En consecuencia, los beneficios de la iridiología son tales que invitan a no desdeñar su uso, al menos como procedimiento complementario, a la hora de chequear nuestra salud y quedarnos mucho más tranquilos.

¿Te interesa la iridología? ¿Por qué no echas un vistazo a todos nuestros cursos de Salud y bienestar o de Naturopatía que tenemos para ti? ¡Ponte en contacto con nosotros!

¡Solicita información sin compromiso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *