ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Cómo ofrecer un buen masaje facial

curso de quiromasaje

El masaje facial tiene múltiples beneficios: proporciona un potente efecto relajante, regula la circulación de la sangre, tonifica los músculos y da vitalidad al rostro. ¿Cómo ofrecer un buen masaje facial? ISED, Escuela de terapias manuales desde hace más de 30 años, forma a sus alumnos del curso de quiromasaje con las técnicas de masaje más efectivas para conseguir el máximo bienestar de sus clientes.

Descubre los pasos a seguir para realizar un masaje facial relajante:

  1. Masajea ligeramente los bordes de las orejas, lóbulos incluidos, a la vez. También da varias caricias por toda la cara.
  2. Inicia el masaje deslizando las yemas de los dedos por la cara desde la barbilla hasta la frente. Empuja la piel suavemente hacia arriba. Repite la acción varias veces.
  3. Da pequeños pellizcos en la zona de piel de entre las cejas con los dedos pulgar e índice para liberar la tensión acumulada y relajar al paciente.
  4. Separa las líneas de expresión con los dedos índice de la zona de la nariz y realiza movimientos circulares con las yemas de los dedos desde la parte superior del puente hacia abajo hasta llegar a las fosas nasales.
  5. Aplica una ligera presión en la zona de debajo de los ojos con los dedos anulares y haz un pequeño movimiento de dentro hacia fuera, como un latido. Pide a tu cliente que respire profundamente justo cuando vayas a empezar este movimiento y que suelte el aire cada vez que sienta que ejerces presión.
  6. Sigue el masaje por la mandíbula, una de las zonas que acumula más tensión a causa del estrés o el ritmo frenético de vida que llevamos. Debes hacer un movimiento de succión utilizando el dedo pulgar y el lado de tu dedo índice. El movimiento debe ser del interior hacia el exterior de la cara. El mismo movimiento deberás realizarlo a lo largo del cuello y dando continuidad.
  7. Con la boca cerrada, presiona firmemente con un dedo las comisuras y realiza movimientos circulares pequeños que extiendan los labios y los contraigan suavemente.
  8. Pellizca con delicadeza la zona entre la mandíbula y las mejillas, con movimientos rápidos y cortos para reactivar la circulación.
  9. Realiza el movimiento de tecleo en los distintos lados de la cara, como si tocaras el piano.
  10. Finaliza el masaje con caricias en distintas zonas de la cara y el cuello, y reduce la intensidad de estas hasta que sean leves y casi ni roces el rostro.

Para conocer mejor la técnica del masaje solicita información del curso de quiromasaje sin compromiso. ISED lo ofrece tanto en modalidad presencial como online.

Infórmate sobre nuestro curso de Quiromasaje ¡Fórmate ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *