ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Ser técnico superior en educación infantil es algo vocacional

Técnico superior en educación infantil

Elegir una profesión no es tarea fácil. La sociedad suele presionarnos a muy temprana edad con aquella pregunta de “y tú, de mayor, ¿qué quieres ser?”.

Cuando somos pequeños soñamos con ser astronautas, futbolistas o veterinarios. Pero al llegar la adolescencia nos topamos con la cruda realidad y la elección debe empezar a tomarse enserio.

Son muchas las personas, sobre todo chicas, que encaminan su futuro hacia el área de la educación infantil.

Cuando recibo a un nuevo grupo de alumnos que se preparan para ser Técnico superior en educación infantil una de las primeras cosas que les pregunto es que: qué es lo que más les gusta en el mundo y por qué han escogido estudiar técnico superior de educación infantil.  Me alegra enormemente escuchar una respuesta en doble sincronía: “Lo que más me gusta de mundo son los niños y he elegido esta profesión por esta razón”. Mis oídos aplauden con contundencia y sé a ciencia cierta que me encuentro ante un/a futuro/a gran profesional. Lo que hace grande a un educador es la pasión por su trabajo.

Enfrentarse a un aula repleta de “esos locos bajitos” (como cantaba Serrat) es una ardua tarea apta solo para almas cargadas de toneladas de amor, paciencia e ilusión.

Ser una persona alegre, cantarina, risueña, soñadora, imaginativa, respetuosa, a la vez que responsable, trabajadora y madura, es la combinación perfecta para poder ser un gran educador. Está claro que la experiencia te la dan los años, pero la predisposición y la ilusión juega un papel crucial ante esta profesión.

Sin duda la educación infantil es algo vocacional, se puede aprender, claro, pero es más pura cuando nace del corazón.

Infórmate del curso de Técnico Superior en Educación Infantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *