ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

‘Mentiras y verdades sobre perros’: segundo y tercer artículo

refugio

Hoy publicamos la segunda edición de artículos que desmienten tópicos y leyendas que mucha gente cree que son verdad sobre los perros. Todos ellos están escritos por Vera Vicinanza, coordinadora de los cursos online del área de veterinaria de ISED. Esta semana trataremos sobre la alimentación de estos animales y publicamos un par de «leyendas urbanas» sobre el tema.

Leyenda 2: «Los perros se aburren con la misma comida» 
Los perros no tienen un sentido del gusto que pueda compararse con el nuestro. Comer es para ellos una necesidad que deben satisfacer. Por esta razón no es necesario cambiar constantemente su dieta, pero si asegurarnos que esta les aporte todos los nutrientes que necesitan. La forma mejor de alcanzar este objetivo es administrarle dietas que están diseñadas para perros que contengan todos los nutrientes en forma equilibrada. Podemos asesorarnos preguntando a profesionales sobre cual es la dieta más apropiada para nuestro amigo considerando su edad y estado fisiológico. Podrá comer cada día el mismo plato sin necesidades de cambiar o añadir nada. Es muy común que los dueños añadan comida casera al pienso, para hacerlo más apetitoso. Se le añade yogurt, un poco de aceite o salsa o arroz…Un pienso equilibrado no necesita ningún extra, aunque podemos utilizar golosinas en cantidades moderadas para premiar al perro si se ha comportado bien.

Leyenda 3: «Son carnívoros: que coman carne»
Indudablemente la proteína tiene un papel primordial en la alimentación del perro. Sin embargo no debemos olvidar que los perros no son carnívoros estrictos. Son muchos los nutrientes que necesitan además de la carne y esto es verdad también si hablamos de sus antepasados: los lobos. Cuando un lobo mata una presa junto con la carne, representada por el músculo, ingiere cantidad de otros elementos. Pensamos al contenido intestinal de los herbívoros y a la piel y plumas de las aves. Proporcionando al perro solo el músculo, no satisfacemos todas sus necesidades nutricionales básicas para vivir.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *