ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Deunglación o desunglación u oniquetomía

Curso de auxiliar veterinario

Es frecuente que los propietarios de gatos me pregunten sobre la deungulación; es decir, quitar las uñas al gato para que no arañe los sofás o las cortinas, o bien por el temor de que puedan arañar a algún miembro de la familia. Contrariamente a lo que la gente supone, no consiste en cortar las uñas “un poco más”, sino en la amputación de última falange de los dedos, que es la base del tendón retráctil y lugar de nacimiento de la uña.

Es un proceso quirúrgico muy doloroso en el que se espera que se presenten complicaciones en más del 50% de los casos, como hemorragia postoperatoria, inmediata o al sacar el vendaje. Las complicaciones pueden llegar a ser muy graves como dolor crónico con respuesta pobre al tratamiento.

La cirugía conlleva una serie de consecuencias para el gato:
1) En relación al comportamiento: no puede rascarse con normalidad, trepar, defenderse, agarrar a sus presas, relajarse estirándose… Todo esto puede llevar a un aumento del estrés.

2) En relación a la locomoción: se ve obligado a modificar su postura corporal y su forma de caminar. En algunas ocasiones, puede ser causa de cojera e incluso de malformaciones si se da un recrecimiento de la uña.

Existen a disposición del propietario responsable numerosas alternativas para evitar o disminuir los efectos indeseados del marcaje por rascado: rascadores verticales rociados con sprays atrayentes, cubrir el sofá, corte de uñas regular, fundas de goma para uñas, etc. Nosotros, como veterinarios y auxiliares de clínica veterinaria, estaremos encantados de facilitarles toda la información al respecto.

Las uñas y su utilidad forman parte de la naturaleza del gato, por eso no es extraño que ellos se las cuiden a diario y que marquen su territorio con ellas. Esto debería ser conocido y aceptado por el propietario, a ser posible antes de que el gato entre a formar parte de la familia. En algunos casos puede ser preferible o aconsejar no adoptar un gato como mascota.

Infórmate del curso de Auxiliar de clínica veterinaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *