ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Curso de Educación Canina: aprendizaje observacional

curso de educador canino

El aprendizaje observacional o aprendizaje vicario, es un tipo de aprendizaje social donde el animal que observa y aprende no recibe refuerzo, a diferencia del aprendizaje por condicionamiento. Con el curso de Educador Canino aprenderás los distintos tipos de aprendizaje canino y las distintas etapas de consolidación del mismo.

Existe cierto debate sobre el aprendizaje observacional en perros, dado que algunos expertos aseguran que no pueden aprender por imitación como los humanos y los grandes primates. La imitación implica un cierto razonamiento abstracto y espacial, es decir, algo que se aleja de la inteligencia canina. Muchos profesionales de la educación canina aseguran que los perros aprenden por moldeado (moldeling) y no modelado (imitar modelos). El moldeling consiste en aproximarse poco a poco a la respuesta correcta, a base de recibir el refuerzo correspondiente en un determinado momento.

Pero lo que nadie niega es el hecho que muchos comportamientos entre perros “se contagian”. Por ejemplo, un perro se puede poner a ladrar por contagio del comportamiento de otro que ladra. Lo mismo puede ocurrir con la conducta agresiva, la conducta de huida, etc. Pero en ningún caso un perro aprenderá a resolver un juguete observando cómo lo resuelve otro perro.

Aprendizaje por contagio, esencial para la socialización
Este tipo de aprendizaje observacional o por contagio de comportamientos permite que algunas habilidades adquiridas por los congéneres sean transmitidas al sujeto que observa la acción. Este proceso es fundamentan en los perros para su socialización, ingesta de alimento, evitación de depredadores, etc. Pero difícilmente puede aplicarse para el adiestramiento. Sí que es cierto que el uso de congéneres como activadores de los sujetos que observan es un protocolo habitual en adiestramiento o modificación de conductas, pero siempre enfocado como una transmisión emocional más que no de aprendizaje.

La formación como adiestrador profesional te dotará de las herramientas necesarias para comprender cuando es necesario utilizar otro perro como activador emocional; un perro que funcione como activador puede transmitir calma y hasta marcar a su compañero para que corrija cierto grado de nerviosismo. Esta técnica solo puede utilizarse cuando el perro en tratamiento no tiene problemas de socialización con otros canes.

Infórmate sobre nuestro curso de Educación Canina. ¡Fórmate ahora!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *