Archivo de la etiqueta: calidad de vida

“ISED me ayudó a reciclarme y ahora cuento con una profesión nueva”

ISED me ayudó a reciclarme y ahora cuento con una profesión nueva

José Antonio Soriano Cobo es exalumno de ISED. Se formó como quiromasajista, especialista en drenaje linfático y masaje terapéutico, y su experiencia en ISED le animó a abrir su propio negocio: Biosorik, un centro/tienda de salud que fusiona la venta de productos ecológicos con las terapias naturales. Se trata de una apuesta por la vida sana y natural con el cuidado del cuerpo como clave esencial del bienestar.

“He trabajado en la construcción toda mi vida, hasta que me quedé en paro y vi que era el momento de cambiar el rumbo”. José Antonio aprovechó un momento difícil en su vida para redireccionar sus interesas hacia lo que de verdad le gustaba: las terapias manuales. Muchos de los alumnos de ISED han vivido situaciones parecidas en las que trabajaban de algo que no les llenaba y la crisis les sirvió para escuchar a su corazón y formarse en lo que siempre habían querido, convirtiendo su pasión en su vocación. “Siempre me había gustado el mundo de las terapias naturales y siendo ya terapeuta de Reiki me pareció interesante formarme como quiromasajista”, confiesa José Antonio.

Sigue leyendo

La alternativa del acupunturista

Dos corrientes de pensamiento dividen a los acupunturistasLos acupunturistas se debaten entre dos corrientes teóricas: los taoístas y los del noroeste de China, que también conocidos como lehaistas. Esta diferenciación ha provocado diferencias destacables entre los discípulos de una y otra disciplina, aunque sin llegar a tener consecuencias políticas. Los taoístas defienden enteramente la acupuntura entendida como método de equilibrio social y emocional que tiene como objetivo la redimensión de los órganos blandos del cuerpo humano. Por su parte, los lehaistas defienden el trabajo intensivo de la acupuntura para alcanzar la paz interior a través de oración y un viaje místico que dura, como mínimo, dos años.

Tanto lehaistas como taoístas han sido bien recibidos dentro de la sociedad española, destacando especialmente el primer grupo en la franja cantábrica, desde A Coruña hasta Irún, mientras que el segundo grupo, los taoístas, han destacado especialmente en la zona costera catalana y valenciana, donde cuentan con una nutrida representación.

Wellness para todos

El wellness se aplica a diferentes dolencias y supone un concepto de salud integralEl Wellness tiene un objetivo claro y bien definido: tu bienestar. Sí, de acuerdo, pero, ¿qué signifca bienestar? Tener tiempo para uno mismo, respirar hondo, relajarse del estrés diario, reponer fuerzas y energías y elevar el concepto de la autopercepción. Todo eso es el wellnes, en definitiva, un estado de relajación y alegría tanto a nivel físico como a nivel psíquico. Todo eso es wellness.

Wellness representa un concepto de salud integral con el que se quiere armonizar el cuerpo, el espíritu y el alma. El término es una derivación de las palabras well-being (bienestar), fitness (buena forma física) y happiness (felicidad) y describe un estado de equilibrio salubre entre la mente, el cuerpo y el espíritu; un equilibrio que resulta en un sentimiento de bienestar total.

Este concepto y estilo de vida nació en los años 50 en los EEUU, cuando el médico americano Halbert L. Dunn habló por primera vez de un estado de high level wellness (bienestar a alto nivel).

Prevención de los dolores de cabeza

Prevenir el dolor de cabeza ayuda a mantener una mejor calidad de vidaLos dolores de cabeza suelen ser el principal problema de la población adulta femenina en España. En la mayoría de las ocasiones un dolor de cabeza pasa, como mucho, a la media hora de iniciarse, pero existe también la posibilidad de que este dolor se convierta en jaqueca, hecho que suele ser más pesado de llevar para quien lo padece. Esta sensación se combate, normalmente, con medicamentos, tanto farmacéuticos como homeopáticos, que tienen como objetivo aliviar el dolor.

Como en la mayoría de los dolores de cabeza, más vale prevenir que curar, de manera que es conveniente tener en cuenta hábitos de vida saludables, como por ejemplo, una alimentación sana y equilibrada basada en frutas, verduras y pescado. No fumar, moderar el consumo de bebidas alcohólicas y descansar entre siete y ocho horas diarias son las claves necesarias para conseguir el equilibrio.

Vivir con fibromialgia

La sterapias manuales ayudan a mejorar la calidad de vidaBlanca Briz es exalumna de quiromasaje del Instituto Superior de Estudios. Desde hace más de quince años sufre fibromialgia. En la siguiente entrevista nos cuenta cómo los masajes de sus compañeros en clase le ayudaron a reducir el dolor. La fibromialgia es una enfermedad que deteriora poco a poco la salud de quienes la padecen. La investigación científica continúa, aunque es bien cierto que de momento no existe una cura definitiva.

– Explícanos un poco por qué decidiste estudiar quiromasaje.

Vivo en Pinto (Madrid) y me apunté a un curso de masaje deportivo. En el curso de quiromasaje de ISED conocí a dos quiromasajistas encantadoras, que me animaron para que estudiara. Siempre me gustó mucho dar masajes y mi fisioterapia me ayudó mucho con mi enfermedad, la fibromialgia. Empecé a estudiar quiromasaje en ISED porque pensé que yo también podría ayudar a rebajar el dolor de otras personas.

 

– Qué es la fibromialgia?

 

La fibromialgia es una enfermedad que afecta a los músculos, las articulaciones, los ligamentos… Produce jaquecas, colon irritable y un cansancio general en la persona que lo sufre que al final aumenta su irritabilidad. La gente no entiende esta enfermedad porque no la sufre y es muy difícil convivir con alguien que siente dolor y está cansado a todas horas.

– ¿Necesitas medicarte para reducir el dolor?

 

No me medico desde hace años. Los medicamentos y los antidepresivos lo único que hicieron fue atontarme, sin quitarme el dolor.  Además, tenía dos hijos pequeños que cuidar, así que dejé de tomar los fármacos y empecé a vivir con dolor. A veces me cuesta dormir y en esta enfermedad es muy importante el sueño, por lo que intento hacer mucho ejercicio y procuro estar activa todo el día. La inactividad al final no me hace bien e intento ser positiva en mi día a día. Cuando tengo un dolor insoportable tomo ibuprofeno y como mi cuerpo no está saturado de medicamentos me suele calmar un poco.

 

– ¿Cuáles son las dificultades que encuentras en tu día a día a causa de esta enfermedad?

Por la mañana debo levantarme con mucho cuidado y me cuesta mucho. Después de desayunar debo hacer ejercicio: estiramientos y un poco de Pilates. Gracias a estos ejercicios aguanto el trayecto hasta el trabajo. En mi vida cotidiana no puedo correr, saltar ni coger peso. Vivir con dolor me provoca muy mal humor, me convierto en una persona antipática y no me aguanto ni yo. En otro sentido, dependo de mi marido en muchos aspectos, que en ocasiones me tiene que ayudar a vestirme o ducharme. Él y mis hijos tienen una gran capacidad de aguante y me resultan de gran apoyo.

 

– ¿Hay alguna enseñanza del quiromasaje que te haya sorprendido?

 

Me quedé muy sorprendida cuando tratamos el diafragma en las clases de ISED. Es un músculo complejo, con el que yo precisamente he tenido muchos problemas durante 4 años. Gracias a haberlo estudiado en clase ahora lo comprendo mucho mejor. En quiromasaje hay que saber muy bien donde tocas.

 

– ¿Cómo te sientes cuando realizas un masaje?

Muy bien. Cuando doy un masaje siento una gran satisfacción porque el trato con las personas me gusta mucho.

 

– ¿Qué beneficios notaste cuando recibiste los masajes de tus compañeros?

Mis compañeros del curso de quiromasajista de ISED me dieron los masajes con mucho mimo y me suavizaron el dolor. Donde más lo noté fue en las extremidades, tanto superiores como inferiores. Gracias a los masajes mejoró bastante mi calidad de vida.

 

– Has practicado alguna otra terapia manual que te haya beneficiado para combatir la fibromialgia?

Uso una terapia basada en el sentido del humor, una dieta baja en grasa, ejercicio diario e intento ser feliz y no pensar en el dolor. Tener un trabajo a media jornada también ayuda. El curso de quiromasaje de ISED me permitió, no solamente aprender y especializarme en una profesión, sino también a comprender y reducir mi propio dolor físico.