ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

curso de quiromasaje

Cómo afectan los cambios de estación a los huesos

Empieza a llegar el frío del invierno y, con él, empiezas a sentir algunas molestias en la zona baja de la espalda, en las rodillas y en los huesos en general. Si te sucede o conoces a alguien que le pasa, lo cual es absolutamente habitual, has de saber que la explicación es muy simple: Los cambios de estación afectan al aparato locomotor. Aquí queremos explicarte por qué y hablarte acerca de cómo el quiromasaje y las terapias manuales pueden serte de ayuda para combatir el dolor de huesos.

¿Por qué los cambios de estación afectan a los huesos?

La razón fundamental que explica que los cambios de estación provoquen dolor en los huesos y las articulaciones se encuentra en las variaciones en la presión atmosférica. Has de saber que, habitualmente, estamos sometidos a una presión de 1 kg por centímetro cuadrado en nuestro cuerpo, lo que impide que los gases y los líquidos de nuestro cuerpo se expandan o se contraigan en exceso. Dicha presión se reduce conforme aumenta la altura. Lo habrás comprobado, por ejemplo, al subir en avión y comprobar que los oídos se te taponan.

Los flujos entre aire frío y caliente varían según la estación, lo que produce incrementos o reducciones de la presión que, aunque a simple vista sean imperceptibles, afectan a los líquidos del cuerpo. Especialmente influyen sobre el líquido sinovial, que es aquel que tiene la función de reducir la fricción entre los huesos y que es especialmente sensible a dichas variaciones.

La mayoría de las personas, a pesar de esas modificaciones en su líquido sinovial, no sufren problemas. Sin embargo, si han padecido alguna lesión, la cosa cambia ya que las estructuras, a pesar de estar sanadas, han podido sufrir modificaciones. Cuando dicho líquido se contrae o expande, puede presionar algunos nervios y dar lugar al dolor. Esa es la explicación fundamental.

El Quiromasaje y las Terapias manuales te ayudan

No cabe duda de que, hoy en día, el quiromasaje y otras muchas terapias manuales pueden serte de gran ayuda para aliviar el dolor que sientes en relación con los cambios de estación. Esto se debe, principalmente, a que, gracias a estas técnicas, es posible reconducir el líquido sinovial al lugar en el que debe estar y reducir, de este modo, la presión que ejerce sobre los nervios de una zona determinada.

Además, estas técnicas resultan muy útiles a la hora de prevenir que el problema vuelva a aparecer en el futuro. Y es que, aunque parezca increíble, con la adecuada periodicidad de sesiones de quiromasaje es posible devolver las estructuras a su forma original o, en su defecto, a una más adecuada respecto a la que adoptaron después de la lesión que ahora te está dando problemas. Gracias a ello, ese dolor que te sirve de aviso para los cambios de tiempo desaparecerá por completo.

En definitiva, si los cambios de estación te afectan especialmente y te generan dolor en cualquier zona de tu cuerpo, solo tienes que ponerte en las manos de un quiromasajista o de un especialista en terapias manuales para corregir tu problema. Puedes estar seguro de que, en muy poco tiempo, esas molestias serán cosa del pasado.

Si deseas convertirte en un especialista en quiromasaje, no dudes en solicitarnos información sobre nuestros cursos especializados. Resolveremos todas tus dudas sin compromiso. ¿A qué esperas? ¡Anímate!

¡Solicita información sin compromiso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>