ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

‘El Masaje Tradicional Tailandés es algo más que un masaje: es vida’

 

ISED Asturias ofrece el monográfico de Masaje Tradicional Tailandés. Su tutor, Carlos Romero, aprendió esta técnica milenaria en Tailandia, y se apasiona hablando de los beneficios que aporta al cuerpo y la mente, tanto del cliente como del masajista.

¿Como definirías el Masaje Tradicional Tailandés?
Es una técnica milenaria de más de 2.500 años que se practicaba en los ritos budistas por monjes. Poco a poco se fue introduciendo en la vida diaria de las familias tailandesas, así como en clínicas, spa, hospitales… dado sus altos beneficios.

Aunque proviene de la India, quienes más la trabajaron fueron los tailandeses, de ahí su nombre.

¿Con qué partes del cuerpo se realiza?
Este masaje se aplica en todo el cuerpo, desde los dedos de los pies hasta el cráneo. Utilizaremos para masajear los pies, las rodillas, los codos, las manos… trabajaremos con todo lo necesario para realizar una buena sesión. Diremos que se trata de una mezcla de yoga, digitopresión, osteopatía, shiatsu, etc.

En Tailandia siempre que te realizan esta terapia, el masajista comienza con una meditación o simplemente una pequeña limpieza mental para estar preparado para realizar un gran trabajo. Nosotros, aquí, no hablamos de meditación; lo que hacemos es relajar nuestra mente. En ISED, cada uno hace su propia meditación y creencia para sí, lo importante es relajarse y pedir, sea a quien sea, que el masaje tailandés te salga bien.

¿Aporta algún beneficio diferente de los que puede aportar el quiromasaje, más común en occidente?
Tiene grandes beneficios: ¡liberamos canales energéticos! Relajamos tanto física como mentalmente. Hasta muchas veces reflotan o ayudamos a superar situaciones emocionales. Hay que probarlo para imaginar lo que produce.

Personalmente tuve la suerte de practicar la técnica con monjes buditas dentro de sus templos. Allí, en Tailandia, conseguí sentir cosas que intento trasmitir a mis alumnos. Estos monjes que me enseñaron el arte del masaje tailandés encontraron en mí una forma especial de trabajar, una forma diferente de trasmitir la energía: me permitieron entrar dentro de sus meditaciones, dentro de lugares sagrados reservados pare ellos, y me despidieron tocándome con la mano derecha el hombro, una actividad casi prohibida. Mis alumnos, cuando ven la fotografía, me preguntan quién era yo para estar en ese lugar y de esa forma. Pues simplemente soy un hombre normal a quién le gusta hacer el bien y trasmitir su energía a través de las manos, sobre todo en masajes. En Tailandia no sólo me enseñaron la técnica del masaje, sino la esencia de la persona.

¿Qué diferencias existen entre la concepción de masaje tradicional oriental y la occidental?
Hay una gran diferencia: en el occidental buscamos mediante amasamiento, fricciones y vaciados de un músculo conseguir la relajación de la zona, y la persona se trabaja encima de una camilla con la zona a tratar sin ropa. En el tailandés trabajamos el cuerpo entero, sin pararnos en ningún músculo en concreto. No hacemos casi amasamiento y se realiza en el suelo, con ropa cómoda. A muchas personas que no consiguen visualizar este tipo de terapia les digo que es como un yoga pasivo: muchos movimientos, muchos estiramientos, y muchas liberaciones energéticas.

El Masaje Tradicional Tailandés es un masaje realizado con una secuencia fluida de movimientos y diferentes presiones en muchos de los canales energéticos que tenemos en el cuerpo, movimientos articulares y, sobre todo, estiramientos. Todos estos movimientos y presiones tienen que ir coordinados. Así, el masajista podrá disfrutar mucho más con lo que está realizando, y el cliente lo nota.

¿Qué tipos de pacientes se beneficiarían con su práctica?
Cada persona es diferente a la hora de recibir el masaje. En un principio se le puede realizar a todo el mundo pero el cuerpo de cada uno es diferente. Por esta razón nunca hacemos un masaje idéntico: los masajes tailandeses son únicos y exclusivos.

¿A qué crees que se debe el hecho de que este tipo de terapias manuales estén cada día más demandados en centros de salud, gimnasios, centros de recuperación… de España?
Cada día vemos que se está introduciendo más en Europa. Cada vez somos más los que viajamos hasta Tailandia para aprender esta forma milenaria de trabajo y nos dedicamos a introducirla con fuerza porqué creemos en ella.

¿A quién va destinado el monográfico que ofrece ISED en Asturias?
El monográfico de Masaje Tradicional Tailandés va dirigido a todas las personas que quieran conocer una forma de trabajo diferente. Procuramos enseñar y trasmitir los conocimientos con el objetivo que el alumno disfrute mientras hace el masaje y, hasta el momento, lo estamos consiguiendo: todos los que se inician en él encuentran que tiene una capacidad de trasmitir y relajarse que no ofrece el quiromasaje o cualquier otra terapia occidental. El masaje tradicional tailandés es otro mundo, otras sensaciones, una meta diferente. Es algo más que un masaje: es vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *