ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

Anatomía de una hernia

curso de quiromasaje

Definimos normalmente una hernia como la protrusión de un órgano o tejido fuera de la cavidad en la que está alojado. Sin embargo esta definición no describe de forma literal lo que es una hernia. Los alumnos de los cursos de terapias manuales de ISED adquieren un profundo conocimiento de anatomía y conocen a fondo como identificar una hernia.

Es importante señalar que una hernia se produce siempre a través de un orificio anatómico ya constituido, un espacio anatómico determinado que existe antes de producirse la hernia; esto diferencia a las hernias de las evisceraciones o eventraciones las cuales,  se asoman a través de orificios artificiales producidos por un traumatismo, heridas, cirugía, etc.

Además, cabe destacar el hecho de que la estructura herniada no siempre es una víscera sino que puede ser cualquier otro elemento como epiplon, grasa retroperitoneal, etc.

También es importante señalar que puede no haber un deslizamiento del elemento herniado a través del orificio, sino que basta con que lo toque o asome (hernia incipiente o punta de hernia), es decir el elemento ha descendido fuera de su alojamiento natural y protruye por el orificio sin que sea imprescindible que pase a través de él.

Las hernias más comunes y conocidas son las hernias abdominales aunque también pueden aparecer en otras zonas del cuerpo.

Las hernias se clasifican según varios parámetros, pero una forma sencilla de clasificarlas es en base al anillo herniario. Serían:

  • INGUINAL: 85%. Se dan en el trayecto inguinal.
  • CRURAL: 5%. En el anillo crural.
  • UMBILICAL: 4%. En el ombligo.
  • EPIGÁSTRICA: 2%. En la línea alba (por encima del ombligo)
  • RARAS: 4%. Se dan en diferentes localizaciones; las más conocidas
  • Perineal (En el periné, en el suelo pélvico)
  • Obturatriz (por el agujero de la membrana obturatriz)
  • Lumbar (h. de grynfeld y h. de petit) asoman a través de estos dos orificios anatómicos cuyos límites son los bordes de diferentes músculos en la zona lumbar.
  • Spieguel: en la zona aponeurótica inferior del transverso abdominal.
  • Ciática: en la escotadura ciática mayor.
  • Internas: son intracavitarias, se producen dentro de la cavidad abdominal, entre los repliegues peritoneales, anillos del mesocolon, etc.

Dado que las hernias inguinales y crurales son bastantes frecuentes e irradian a menudo a toda la zona del psoas y muslo interno, es fácil confundirlas por su sintomatología con una contractura del psoas o pectíneo, sobre todo si se trata de una hernia incipiente en la que no hay ningún bultoma palpable o visible. En el tratamiento de la hernia médicos aconsejan a sus pacientes para descansar y modo de casa.  Si existiera una ligera sospecha, se suele pedir al paciente que en decúbito supino realice la maniobra de vasalva  produciendo un aumento de la presión intraabdominal que puede hacer asomar el bultoma.

Puedes aprender a detectar hernias formándote con el curso de quiromasaje de ISED.

Infómate sobre nuestro curso de Quiromasaje. ¡Fórmate ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *