ISED

Tu futuro empieza aquí. ¡Diferénciate!

La Osteopatía y las lumbares

La osteopatía tiene la capacidad de ser de gran ayuda a la hora de recuperarnos de multitud de problemas físicos. Sin duda, uno de los más importantes para los que este conjunto de técnicas es útil es para el dolor lumbar. Aquí queremos hablarte acerca de cómo puedes aprovechar sus beneficios ante lesiones en esa zona de tu cuerpo.

Beneficios de la osteopatía respecto al dolor lumbar

La lumbalgia y la ciática son los dos principales problemas que generan dolor en la zona lumbar. Pero, de igual modo, tampoco podemos olvidarnos de hacer mención a las protusiones y a las hernias discales producidas en los espacios intervertebrales de la zona baja de la espalda.

El objetivo de las técnicas osteopáticas aplicadas a los problemas de la zona lumbar es el de eliminar completamente el dolor que sufre el paciente y conseguir que recupere la movilidad. Pero, ¿cómo lo hace? Fundamentalmente, a través de la aplicación de masajes con los dedos y las manos y mediante la adopción de determinadas posturas destinadas a fortalecer y regenerar la musculatura dañada.

La colaboración entre el osteópata y el médico

Se debe de tener en cuenta que hay multitud de lesiones que generan dolor lumbar y que pueden llegar a ser realmente graves. Por ello, es importante que, antes de acudir a un osteópata, visites a un traumatólogo especializado en la zona baja de la espalda para que emita un diagnóstico. En cualquier caso, lo normal es que el profesional de la osteopatía al que acudas, en caso de estar experimentando una lesión grave, te indique que vayas al médico antes de comenzar a ver al osteópata.

La labor del osteópata es totalmente complementaria a la del médico. De hecho, mientras este último se encarga de realizar el diagnóstico y establecer un tratamiento, el primero se encarga de mitigar el dolor y de favorecer la rehabilitación y la recuperación completa de la persona. Este es el motivo por el que, incluso, puede ser interesante que haya comunicación entre ambos especialistas.

La comunicación entre el osteópata y su cliente

Este es otro aspecto muy importante. Y es que el osteópata, mediante las diversas conversaciones que mantenga con su cliente, deberá elaborar una adecuada anamnesis o historial clínico a partir del cual diseñar el mejor tratamiento para rehabilitar la zona lumbar afectada por la lesión. Por lo general, ante problemas leves, entre 3 y 5 sesiones pueden ser suficientes. En el caso de las lesiones más graves, pueden llegar a ser necesarias más de 10.

En resumen, la osteopatía abarca todas las zonas del cuerpo y del aparato músculo-esquelético. Sin embargo, muchos profesionales de esta disciplina se han especializado en la espalda y, sobre todo, en la zona lumbar. Por ello, tienen la capacidad de ser de mucha ayuda para personas con problemas en la parte baja de su espalda. Así que, si este es tu caso y sufres dolor lumbar por cualquier razón, puede serte de mucha ayuda.

¿Deseas formarte como osteópata? Tenemos el curso indicado para tí. ¡No dudes en solicitarnos información sin compromiso! Nuestros especialistas se pondrán en contacto contigo para resolver todas tus dudas. ¡Anímate!

Infórmate sobre nuestros cursos de Osteopatía. ¡Fórmate ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *